Cuidar a un Yorkshire Terrier – ACTUALIZADO 2020

El carácter, la dulzura e inteligencia, hacen del Yorkshire Terrier una de las razas de perros pequeños más populares hoy en día. Debido a sus particulares características, se trata de una raza que tiene unas necesidades especiales físicas y educativas. Para asegurarnos su educación, su salud y su felicidad os dejamos unos consejos básicos para cuidar a un Yorkshire Terrier! NO TE LOS PIERDAS.

1. Educación

Detrás de esa apariencia de peluche, debemos tener muy claro que no lo es. Se trata de un animal con unas necesidades físicas y afectivas muy concretas. Este es el punto MÁS IMPORTANTE a la hora de cuidar a un yorkshire.
Normalmente solemos consentirles todos sus caprichos. ¿Cómo no hacerlo si son unos pequeños y adorables bichitos, verdad? Pues sentimos deciros que éste es un GRAN ERROR a la hora de criar a un Yorkshire (en realidad a cualquier raza de perro, gato, etc). Si hacemos esto acabaremos conviviendo con un perro malcriado, dictador, que no acata nuestras órdenes, que haga sus necesidades dónde le apetezca, destroce los muebles, ladre sin motivo, etc.
Por esto es tan importante darles una buena educación. Si somos firmes con ellos desde el primer día, haremos que sean mucho más felices y sepan cómo comportarse correctamente. Como parte de esta educación es importante resaltar los siguientes puntos:

La Socialización: desde el primer día debemos trabajar este punto con nuestro Yorkshire Terrier, enseñándole como debe relacionarse con otros perros y con las demás personas. Piensa que cuanto más contacto tengan, menos miedos van a desarrollar.

El Ejercicio: una de sus características principales de la raza Yorkshire es la vitalidad que tienen. Por esta razón necesitan quemar ese exceso de energía que tienen, con paseos y juegos.

2. Ladridos

Los Yorky son perros que están muy atentos a todo lo que les rodea y su fino sentido del oído les ayuda a detectar el más mínimo ruido. Eso es una cualidad que le convierte en un excelente perro guardián. El problema viene cuando no es capaz de contenerse y, a la mínima ocasión, se pone a ladrar sin control.
Principalmente suelen hacerlo debido a:

  • Estrés, acumulan energía y la liberan de esta forma.
  • Enfermedad, al sentirse mal no dudan en hacérnoslo saber.
  • Frustración, si un Yorky no consigue lo que quiere es más que probable que se ponga a ladrar.
  • Soledad, a pesar de ser animales más bien individualistas, no llevan bien la soledad.
  • Aburrimiento, necesitan estar entretenidos.
  • Falta de Socialización, al cruzarse con otros perros y personas se pondrá a ladrar.

Sabemos que, como perros, está en su naturaleza el ladrar. Es una de sus formas de comunicarse con el mundo. De todas formas, es necesario trabajar en su educación para evitar ladridos innecesarios. ¿A quién no le gusta que le reciban con ladridos de alegría al volver a casa?

Por desgracia, solemos olvidar que ser estrictos es una forma de cuidar a un yorkshire.

3. Alimentación

Una de las cosas más importantes a la hora de cuidar a un Yorkshire es su alimentación y que ésta sea equilibrada y esté formada por alimentos de calidad:

  • Siempre que sea posible utiliza piensos específicos especialmente concebidos para cubrir todas sus necesidades nutricionales.
  • Por contra, evita siempre que puedas todos aquellos alimentos que no sean específicos para ellos. Por supuesto no debes darle comida humana y procurar no sobrepasarte con la comida enlatada e incluso con los premios.
  • Cuidado con las cantidades, éstas deben calcularse en función de la edad, el peso y el ejercicio que realiza. Si no sabes cómo hacerlo, nuestro consejo es que consultes con tu veterinario habitual para que te de unas pautas alimenticias, cantidades, tipo de alimento, etc.

La alimentación es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de cuidar a un yorkshire, puesto que su aparato digestivo es muy delicado, además de que no siempre tienen interés en la comida.

4. Higiene

Por supuesto que, para cuidar a un Yorkshire adecuadamente, no debemos olvidarnos de mantenerles una correcta higiene. Debemos prestar especial atención a los siguientes puntos:

El baño: normalmente se deberían bañar cada dos semanas aproximadamente. Aunque, como con todo, hay que adaptarlo a sus costumbres, su entorno, etc. Poco a poco iremos ajustando la periodicidad del baño, intentando no pasarnos para no alterar los aceites naturales de su propio cuerpo

Os dejamos un breve vídeo de Cómo bañar a un Yorkshire Terrier. Disfrutadlo!

Cómo bañar a un Yorkshire Terrier

Pelaje: se trata de una raza de perro a la que el pelo nunca le deja de crecer y debido a la longitud que puede alcanzar, necesita unos cuidados más específicos. Debemos utilizar un champú específico para su tipo de pelaje. También es aconsejable el uso de un acondicionador de pelo para prevenir la formación de nudos.

Durante el secado debemos ir cepillando su pelaje para librarles del pelo muerto y ayudar a evitar la formación de nudos. El cepillado es aconsejable realizarlo al menos dos veces a la semana utilizando para ello un cepillo específico para esta raza.

Como siempre aconsejamos, si tienes cualquier duda sobre cómo proceder en el cuidado del pelaje de tu Yorkshire, no dudes en consultarlo en tu veterinario habitual o en tu peluquería canina de confianza. Las zonas sobre las que tendremos que prestar más atención suelen ser el flequillo para que puedan ver correctamente, las patas para evitar que se les enreden las cosas mientras pasean; así como la zona perianal, debemos recortar ese pelaje para evitar que se le enreden sus propias heces.

Ojos: Tienen bastante propensión a que se les formen legañas, por lo que debemos prestar especial atención a este punto. Para poder eliminarlas correctamente debemos humedecérselas utilizando una gasa. De este modo lograremos ablandárselas y poco a poco quitarlas fácilmente. Nunca debemos tirar de ellas ya que podríamos dañarles la piel alrededor del lagrimal.

Dientes: debido a la disposición de su dentadura, muestran propensión a acumular sarro entre los dientes. Es aconsejable realizar una rutina de cepillado frecuente, utilizando para ello una pasta de dientes especifica.

Si no te ves capaz, puedes acudir periódicamente a tu veterinario de confianza a realizarles una limpieza dental.

Orejas: son un punto importante a la hora de mantener una adecuada higiene, ya que las orejas, si no se cuidan correctamente, pueden ser un foco de posibles infecciones..

Como hemos comentado un poco más arriba, como se trata de una raza de perro a la que nunca le deja de crecer el pelo durante toda su vida, es muy importante a la hora de cuidar a un Yorkshire, que seamos estrictos con su higiene.

 5. Salud

Los yorkshire son, como norma general, unos perros valientes y decididos. Aunque esto hace que se olviden de cuál es su tamaño, por ello, en ocasiones, cuidar a un Yorkshire implica cuidarle de sí mismo también. A veces para cuidar de un yorkshire, hace falta cuidarle de si mismo. Por sus características físicas se trata de una raza de perro más bien frágil, a los que cualquier caída o golpe, por pequeño que sea, les puede provocar daños graves.

En este punto hay que tener especial cuidado si conviven con niños pequeños, ya que éstos no suelen medir la fuerza a la hora de jugar y, sin pretenderlo, pueden causarle al perro un grave traumatismo.

Tampoco debemos olvidar que es necesario protegerlos contra las temperaturas extremas, especialmente contra el frío. Pueden padecer enfermedades como la bronquitis. Así que no olvides abrigarlos con ropa adecuada antes de salir a la calle.

Hemos elaborado una completa Guía sobre las Enfermedades Más Comunes en los Yorkshire Terrier.

6. Cariño

Cuidar a un Yorkshire
Los Yorkshire Terrier son muy familiares

Los Yorkshire Terrier son perros que necesitan mucha atención y cariño. Cuanto más tiempo podamos pasar con ellos más felices y a gusto se encontrarán.

Recuerda que para poder cuidar a un yorkshire es necesario poder prestarles la atención y disponer del tiempo necesario para pasear, jugar con ellos o, simplemente, disfrutar de su compañía.

Conclusión

Como puedes ver, se trata de seguir unos simples pasos guiados por el sentido común. Si eres capaz de seguir estas pautas, le puedes proporcionar a tu Yorkshire Terrier una vida feliz y tranquila.

Siempre debes pensar que, como animales que son, cada Yorkie es distinto, con su propia personalidad, necesidades y miedos. Invertir tiempo de calidad con nuestras mascotas nos ayudará a comprenderlos mejor y ser capaces de detectar sus necesidades sin esfuerzo.