Enfermedades de los Yorkshire Terrier – TU GUIA COMPLETA 2020

Son pequeños, con mucha energía y nos hacen vivir momentos inolvidables. Los Yorkies pertenecen a una raza de perros con un carácter muy fuerte y definido, aunque eso no les evita padecer ciertas enfermedades. Y este es, nuestro objetivo para este artículo, explicaros cuáles son las enfermedades más frecuentes del Yorkshire Terrier.

Es muy importante conocer estas cosas para que nuestro pequeño Yorky disfrute de una vida plena y sana.

Para ello os listaremos las enfermedades más frecuentes de los Yorkshire y os explicaremos en qué consisten y cómo les afectan. Es importante conocer estas enfermedades, para saber detectarlas a tiempo en caso de que se presente alguna y acudir a nuestro veterinario de confianza lo antes posible.

Enfermedades más comunes del Yorkshire Terrier

Las enfermedades más frecuentes, entre todas las que suelen afectar a los perros de raza Yorkshire Terrier, son las siguientes:

  • Entropión canino: Es una afección ocular que hace que los párpados se doblen hacia adentro, provocándoles lesiones y problemas de visión. En la mayoría de casos, se recurre a la cirugía para solucionar este problema y evitar así que esta condición se agrave.
  • Displasia de retina: Es otro padecimiento que afecta a los ojos del perro, provocado por un desarrollo anormal de la retina. Puede ocasionar discapacidad visual o ceguera.
  • Colapso Traqueal: Se produce cuando hay un estrechamiento de la tráquea. Uno de los síntomas más evidentes es la tos seca en el perro después de comer, beber o hacer ejercicio. Se puede controlar con medicación.
  • Derivación portosistémica:  Suele aparecer cuando el Yorky es aún cachorro y es un defecto circulatorio que provoca que la sangre no se filtre correctamente, lo que produce una intoxicación. La forma de corregir este defecto es mediante una operación quirúrgica.
  • Luxación patelar: Es un desplazamiento de la rótula, a menudo por una malformación. En ocasiones necesita ser recolocada por el veterinario y, a la larga, puede derivar en osteoartritis. Si es un caso grave es posible que haya que recurrir a la cirugía.

Éstas serían las enfermedades más frecuentes que sufren nuestros queridos Yorkies. Aunque, además de éstas, hay otras enfermedades que también suelen aparecer en los perros Yorkshire Terrier, aunque con menor frecuencia. De todos modos nunca está de más conocerlas para poder estar mejor preparados y así, en caso de necesidad, poder detectarlas a tiempo.

Un Yorky enfermo, es un Yorkie sin energía
Un Yorky enfermo, es un Yorkie sin energía

Otras de las enfermedades más frecuentes de los Yorkshire Terrier

Pues bien, a continuación os dejamos un listado con las patologías que afectan a los perros Yorkshire Terrier, aunque se presentan con una menor frecuencia

  • Hidrocefalia: Este padecimiento hace que el líquido cefalorraquídeo se acumule en el cerebro, por lo que el perro muestra un comportamiento anormal, convulsiones, problemas de visión y dolor. Por lo general, puede tratarse con medicación y es posible que haya que realizar un drenaje para eliminar el exceso de líquido.
  • Alopecia: Los Yorkshire terrier pueden verse afectados por un tipo de alopecia concreto, que hace que el pelo crezca desigual y con pérdida de cabello. Se puede controlar con fármacos.
  • Atrofia progresiva de la retina:  Es un deterioro de la retina, que suele afectar sobre todo a perros ancianos.
  • Cataratas: Es una enfermedad bastante común, que provoca discapacidad visual y en algunos casos ceguera. Se puede corregir con cirugía. Normalmente aparece en perros mayores
  • Queratoconjuntivitis seca: Se da cuando el ojo está seco por una escasa producción de lágrimas. Ello puede provocar irritación, úlceras, cicatrices y otros problemas de visión o ceguera. Para controlar esta condición, hay que mantener el ojo húmedo.
  • Hipotricosis congénita: Esta afección de la piel provoca la pérdida del pelaje por una falta de folículos capilares. También puede afectar a la dentición o a las glándulas sudoríparas, que son las encargadas de controlar la producción del sudor.
  • Urolitiasis: Son “piedras” o “cálculos” que se forman al cristalizarse la orina y provocan infección. Se pueden tratar con medicación y, a veces, puede ser necesario recurrir a la cirugía.
  • Enfermedad de Legg-Calvé-Perthes: El perro que padece esta enfermedad sufre de fuertes dolores y cojera, debido a la degeneración de la cabeza del fémur. Puede aparecer en cachorros o en perros jóvenes de razas pequeñas como los Yorkshire Terrier.

Aunque se trata de una lista un poco larga (demasiado para nuestro gusto) muchas de estas enfermedades tiene una frecuencia más baja que otras.

Además de estas, que son las enfermedades más frecuentes en los Yorkshire, que pueden afectar a ambos sexos, hay otras que están más relacionadas con un género concreto.

Problemas de los Yorky relacionados con su género

Como decíamos con anterioridad, hay algunas enfermedades que tan sólo se dan en un género y, por lo tanto, es importante que conozcas dependiendo del sexo de tu pequeño Yorkshire.

Entre estas enfermedades las más comunes son:

  • Criptorquidia (o “retención de los testículos”). Este problema solo se puede dar, como es evidente, en perros machos. Se produce cuando los testículos no bajan del abdomen hasta el escroto. Suele detectarse a partir de los 6 meses y, en tal caso, se suele recurrir a la castración.
  • Conducto arterioso permeable: Provoca que la sangre no circule correctamente por el corazón, lo que puede ocasionar una insuficiencia cardiaca terminal. Suele afectar sobre todo a las hembras y es necesaria una cirugía de urgencia en las primeras horas de vida.

Síndromes que afectan a los Yorkshire terrier

Por último, nos encontramos con dos síndromes que los perros Yorkshire Terrier pueden desarrollar a lo largo de su vida, al estar más predispuesto genéticamente. Lo más importante es que SIEMPRE que detectes algún síntoma o comportamiento anormal en el perro, sea del tipo que sea, acude a tu veterinario de confianza para que lo puedan examinar. Recuerda que ellos no pueden decirnos qué les pasa pero si estamos atento a las señales, podemos hacer una detección temprana y actuar con rapidez. Tu pequeño Yorky te lo agradecerá.

Los síndromes más comunes que afectan a los Yorkshire Terrier son:

  • Sindrome de Cushing: Es un trastorno endocrino, provocado por un exceso de la hormona cortisol. Afecta a la conducta del perro y a su metabolismo y puede estar relacionado con la presencia de un tumor. En algunos casos puede tratarse con medicación; en otros con cirugía
  • Sindrome de Shaker:  El signo más evidente de los perros afectados por esta patología, que se produce a raíz de una inflamación del cerebelo, es el temblor general del cuerpo. Normalmente son los perros jóvenes los que sufren este síndrome, que se puede tratar con fármacos.

Los perros Yorkshire son una de las razas de perro más pequeñas. Su peso medio no supera los 3,2kg y su altura es de apenas 20cm en los ejemplares más grandes.

Aunque es un perro con una esperanza de vida de 15 a 20 años, su físico es determinante para que pueda tener algunos problemas de salud.

Uno de los problemas habituales a los que se enfrentan los Yorkshire es que su pequeño tamaño convierte cualquier golpe o pequeño traumatismo en algo con consecuencias graves. Por lo tanto, hay que tener mucho cuidado con su manejo, de cara a evitar luxaciones de rótula y dislocaciones de la tibia, principalmente. Además, es un perro que puede padecer disfunciones de la columna vertebral, como la hernia de disco, también debidos a las reducidas dimensiones de su cuerpo.

Aunque hay que decir que el Yorkshire no es especialmente conocido por tener enfermedades hereditarias, sí que es verdad que su genética favorece que pueda padecer importantes trastornos en su dentadura. Su mandíbula pequeña hace que la comida y la placa se acumulen fácilmente en sus encías, provocando enfermedades periodontales y pérdidas prematuras de dientes, sino se le hace una limpieza bucal adecuada.

Otro de los problemas importantes de los perros Yorkshire es que el pequeño tamaño de su cuerpo hace que administrarles anestesia para una operación pueda resultar mucho más peligroso que en el caso de otras razas más grandes.  Por eso, es necesario acudir a un veterinario que nos de todas las garantías de poder actuar ante una posible sobredosis.

Finalmente, hay que resaltar que el sistema digestivo de los Yorkshire es especialmente sensible. Por lo tanto, si convives con un perro de esta raza, debes tener especial cuidado de no proporcionarle alimentos que se salgan de la dieta establecida por el veterinario. Es la mejor manera de evitar diarreas y vómitos que resultan muy comunes en esta raza.

Ten siempre presente que los problemas de salud que puede sufrir tu Yorkshire son tratables a nivel médico. Lleva tu perro a un veterinario para que le proporcione el tratamiento y medicación necesarios para que pueda tener una vida en condiciones normales.